¿Y si fuera mío?

Semillas del Verbo 27. Hace unos años, mi madre se rompió la cadera y fue hospitalizada. El equipo médico no era partidario de operarla. Un buen día, la cirujano jefe quiso conocerla y se presentó en su habitación. Lo que  encontró fue una “abuelita” súper lúcida, llena de humor y ¡leyendo en un libro electrónico! Cuando regresó con su equipo había tomado ya una decisión: operarla. “¿Por qué?”, le dijeron. “Simplemente me pregunté: ¿Y SI FUERA mi abuela? “  ¡Y la respuesta  me quedó clarísima!” – respondió.

Esta experiencia me ha ayudado mucho en la vida. El que una persona tome al otro, o a lo otro como algo suyo, lo cambia todo. ¿Por qué? Sin duda porque lo que es mío, normalmente lo cuido muy bien. Y si no, con el recibo de la luz por las nubes, ¿quién no  hace cabriolas con el uso de la electricidad en su casa? O ante la sequía que estamos sufriendo, ¿quién no economiza lo más posible el agua? Es mi recibo de la luz, del gas o del agua.. Y si vamos más allá ¿qué pasa con la naturaleza y sus recursos? Si no cuidamos del planeta, los que vienen detrás lo van a tener más que crudo… Podéis pensar que soy una ingenua, pero para mí todo se reduce a: ¿Y si fuera mío? ¿Cómo me gustaría que lo tratasen? Y la respuesta sigue estando clara…

El verano pasado, apareció un gato en la huerta de nuestro Centro Misionero de Espinosa, en Guadalajara. Era un British Shorthair precioso. Buscamos al dueño por todos sitios, pero sin fruto. Al acabar el retiro, ¿qué hacer? La misma pregunta: ¿y si fuera mío y se hubiera escapado, o lo hubieran robado? Conclusión, me lo traje a Valencia hasta que diésemos con el dueño. Al final lo encontramos; nos lo agradeció, pero nos pidió buscarle una familia de adopción. “Manolito” -que así se llama- está hoy con una familia preciosa que lo cuida y lo quiere mucho….

¿Y si fuera mío?” es una versión corta de lo que todas las religiones llaman “la regla de oro”: Lo que quieras que hagan contigo, hazlo tú con los demás. ¡Qué sencillo y difícil a la vez! Pero, si nos animásemos a cumplirlo, nuestro mundo sería un poquito mejor, ¿no os parece?

Rosario Garrido SEMD

Si te perdiste la anterior AQUI

ula doniecka¿Y si fuera mío?