Somos una misión en esta tierra

Desde el inicio los jóvenes SMY han crecido mucho en la

8 julio, 2024
  • 0
  • Filipinas

Desde el inicio los jóvenes SMY han crecido mucho en la fe haciendo misión. Así que invitarles a una misión es algo que les alegra muchísimo. Esta vez fue una misión de 3 días en San Fabián, que preparamos con ellos y por ellos en un tiempo récord. Tuvimos que limitar el número de participantes por que ¡todos querían participar!. Y volvimos a experimentar que somos una misión en esta tierra.

¿Qué hicimos?

San Fabián es otra zona de nuestra diócesis, con mar y montaña. El párroco nos pidió fuéramos a la zona de la montaña, donde fuimos acogidos en casas. Recorrimos las casas del barrio para compartir la fe, tuvimos momentos de juegos con los niños y, no menos importante, encuentros entre los SMY y los jóvenes de la parroquia de San Fabián, en un ambiente de mucha fiesta. Los jóvenes de San Fabian prepararon toda la logística: comida, lugar para dormir y para visitar, y una oración de Taizé que nos ha marcado a todos. Y los SMY se han encargado del contenido: charlas y testimonios donde compartieron su vida de fe, dinámica de juegos y catequesis para los niños, el guión para la visita a las familias…

El don de la misión

La misión permite que:

  • cada uno conecte con lo que realmente es,
  • descubra que hay más alegría en dar que en recibir
  • y experimentar que está hecho para amar.

En la misión los jóvenes perciben que gestos muy sencillos pueden ayudar mucho al otro. Gestos tan sencillos como llamar a una puerta para compartir, escuchar y rezar, dedicar un tiempo de catequesis y juegos con los niños, o compartir la historia de su vida y de su fe. En Filipinas los momentos de crear lazos con otros jóvenes de otra ciudad son muy importantes, porque muchos de ellos quizás es la primera vez que salen de su barrio. ¡Qué bonito es verlos crecer, transmitiendo el Evangelio tanto a gente mayor como a los jóvenes! Y Dios, que siempre trabaja, va forjando la fe en ellos, su identidad y enseñándoles a vivir su vida asumiendo la misión que Dios les confía a cada uno. Somos una misión en esta tierra.

Rita (misionera en Filipinas)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mariamatossemdSomos una misión en esta tierra