Marcharse con las manos llenas 

JÓVENES, ¡USTEDES NO TIENEN PRECIO!

¿Alguien piensa que los adolescentes en Corea están comprados por la

Nuestros jóvenes misioneros extraordinarios y valientes, «el presente de Dios»

Me brota del corazón con alegría exclamar: “GRACIAS PADRE, Señor del cielo y de la tierra”