La honradez y la justicia

Soy Rafael, trabajador sanitario en Togo, la honradez y la justicia

6 marzo, 2023

Soy Rafael, trabajador sanitario en Togo, la honradez y la justicia son valores recibidos en mi educación, pero casi se derrumban ante la gran corrupción que he encontrado en mi ambiente. El sustento por encima de todo parece ser la única manera de tener éxito. A veces incluso a costa del daño que se hace a los pacientes pobres e inocentes. Una vez me pregunté sinceramente, ¿todavía vale la pena luchar?. Porque a veces tengo la impresión de que no conduce a nada.

La gente no me quiere cuando intento ser honesto. Y es que la honestidad amenaza  muchos intereses. Incluso mi sueldo está amenazado. En una ocasión mi jefe viendo que me oponía a un cobro excesivo a los pacientes, cuando llegó el fin de mes me dijo claramente: “ya que no cooperas, si no encuentro el dinero para pagarte, ¿te quejarás? “.

¿Dónde encuentro la fuerza para la honradez y la justicia? Dios me invita a encontrarme con otras personas que también luchan por la misma causa.  Poco a poco en los encuentros de jóvenes con la Comunidad, me he ido dando cuenta de que nadie es malo, a pesar de sus acciones. En realidad todos buscamos el amor y la paz, sin tomar a veces el camino que realmente conduce a ella.

Agradezco inmensamente a Dios estos más de seis años de pertenencia a la comunidad SEMD, porque compartir con hermanos y hermanas abiertos al amor incondicional de Dios, nos devuelve los más grandes valores humanos. Nos permite afrontar los retos de la vida cotidiana de la mejor manera posible, para una plenitud de vida compartida.

He tomado conciencia de que el Creador me ha dado una capacidad de amar a mi prójimo tan grande como la suya por la humanidad. Esto me abre cada vez más a la confianza, a la paciencia y al perdón.

Soy feliz con Bienvenue, con quien me casé hace un año, creyendo en el amor y la fidelidad y ayudando a otros jóvenes a descubrir la belleza del amor y del matrimonio. Soy feliz comprometido por un mundo mejor. Vivo apoyado en la certeza de que hay un alma bella escondida en cada hombre y que todos tenemos la capacidad de amar con coherencia. Participamos, también, en el Primer Congreso Misionero en Togo y fue una experiencia fantástica.

Rafael Woglo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ula donieckaLa honradez y la justicia