Envío misionero de Nicola Reers a España

El sábado 19 de septiembre brilla el sol generosamente sobre Colonia.

24 octubre, 2020
  • 0
  • ALEMANIA

El sábado 19 de septiembre brilla el sol generosamente sobre Colonia. Es anuncio de fiesta porque la despedida de Nicola es una verdadera fiesta. Es toda una paradoja celebrar una despedida. De hecho, dejar que se vaya es triste. Nicola se despide de nosotros, deja Alemania, después de diecisiete años para dirigirse a España. Sin embargo, su despedida es una fiesta de gratitud por todo lo que hemos podido compartir con ella en estos años, por todo su compromiso y por lo que ha sembrado en nuestros corazones. Los frutos de su vocación son evidentes. En la misa, aunque algo reducido el número de los que asistimos debido al coronavirus, la asamblea es muy colorida. Hay de todo un poco: su familia, sus hermanas de comunidad, sacerdotes, gente soltera y casados, familias, …  que sienten hacia ella agradecimiento, cariño y cercanía. Durante la eucaristía un coro muy alegre y enérgico entona cantos en alemán y en español. Esta celebración tan jovial la acabamos extendiendo nuestras manos para darle nuestra bendición juntamente con el sacerdote André.

 

La fiesta continúa en el patio de la iglesia junto a la casa de las misioneras. La gente sigue llegando y  me impresiona. Nos volvemos a encontrar con personas que ya no veíamos hace tiempo. Muchos vienen de lejos, pero les es importante decirle adiós a Nicola. A través de ella, Jesús, que es a quien tenemos todos en común, nos vuelve a reunir.

 

En las mesas se comparte con ganas mientras degustamos un sabroso buffet. Las hermanas de Colonia nos invitan a participar de un juego: tenemos que encontrar adjetivos para cada letra del nombre Nicola. No tarda la lluvia de adjetivos para describirla. La lista es larga … Nos divertimos de verdad y, a la vez, de nuevo aprovechamos esta nueva ocasión para expresarle a Nicola todo nuestro agradecimiento.

 

Algunos de los invitados nos cuentan cómo ha sido su primer encuentro con Nicola. Con todos ha recorrido un camino, más largo o más corto. Nos hemos enriquecido mutuamente al contarlo.

 

Al final de la fiesta Nicola se dirige a nosotros con las palabras de Mateo: “Mirad, os envío como ovejas entre lobos: sed astutos como serpientes y mansos como palomas”. Es la consigna que nos propone y con la que ella misma se marcha.

 

Querida Nicola, te deseamos la luz del Espíritu y del discernimiento para tu futuro camino en España. Ojalá tu corazón siga ardiendo por Jesús. Te agradecemos inmensamente lo que nos has regalado. Lleva contigo todo lo bueno que hayamos podido darte también a ti. Jesús te acompaña. Nuestro amor y nuestra oración también. ¡Buen camino!

 

Marie Grandmougin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ula donieckaEnvío misionero de Nicola Reers a España