En la noche más oscura surgen los más grandes profetas

Hoy vivimos un acontecimiento decisivo y nosotros, para bien o para

21 marzo, 2020
  • 0
  • ITALIA

Hoy vivimos un acontecimiento decisivo y nosotros, para bien o para mal estamos en este momento de la historia. Es normal que sintamos angustia, que el dolor toque nuestro corazón, que lo que vemos nos haga llorar. El mundo y cada uno de nosotros no estábamos preparados para esta situación tan dura.. Pidamos la gracia de ser los profetas y los santos que el mundo necesita en esta hora de enfermedad, de sufrimiento y de muerte.

Creo que todos al ver las noticias hemos llorado con las lágrimas de las familias que han perdido un ser querido.  Esta realidad que vivimos nos está tocando en lo más profundo. No podemos esperar pase y que todo vuelva a ser como antes porque nosotros mismos ya no somos las mismas personas que hace unas semanas. Han cambiado muchas cosas dentro de nosotros. Consciente o inconscientemente nos vamos convenciendo de que somos pequeños,  pobres, de que no somos autosuficientes, pero, sobre todo, de QUE SOMOS UNO.  Nunca en la historia de la humanidad como ahora, nos hemos hecho conscientes de esta realidad: SOMOS UNO, en la vida y en la muerte, en la salud y en la enfermedad, en la fragilidad y en la esperanza, en las lágrimas y en las risas. Es como si ahora toda la humanidad estuviese en el mismo barco y necesitamos los unos de los otros para arribar a buen puerto. En este sentido, nos habla este texto de Edith Stein: “En la noche más oscura, (en esta noche mundial del coronaviris), surgen los más grandes profetas y santo, surgen aquellos que hablan de esperanza”. Ojalá estos profetas seamos nosotros.

Los profetas hablan del futuro, nos ayudan a creer que veremos la luz, nos animan a continuar y a caminar en la noche. Los profetas nos hacen ver la luz cuando estamos en tinieblas. NOS HABLAN DE OTRO, nos hablan de Dios que es más grande y más fuerte, que es amoroso y Padre Bueno. Dios es quien sufre delante de este dolor universal. Él no nos deja solos, Dios no está lejos, está cerca y es amigo”. Conoce nuestros miedos y entiende nuestro interior, porque nos habita.

Dios llora viendo este caos, pero no se queda en el llanto. Él ha vencido la muerte, la enfermedad y hoy como el primer día de la creación toma en sus manos la arcilla, que es esta humanidad y crea nuevamente el hombre a su imagen y semejanza. Un hombre y una mujer con capacidad de amar, de creer en la fuerza de la vida. Crea una humanidad que vive la fraternidad y que levanta los ojos a su creador con confianza y ternura.

Ojalá nos dejemos en sus manos y nos pueda modelar hasta formar en nosotros los profetas y los santos que Él ha soñado desde el inicio.

Rosaura Rios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mari Carmen Martínez Gracias, Rosaura por compartir.la fe en estos momentos tan difíciles, tan duros que estamos viviendo en esta Cuaresma tan distinta de lo que pensábamos. La no quita los problemas pero nos ayuda a verlos con una nueva luz. La luz de la confianza de saber que a Dios no se le ha ido el mundo de las manos y que lo tiene todo bajo control. Pero en todas las cosas interviene Dios para nuestro bien y ahora rezamos más que antes, nos abrazamos a la Cruz más que antes. Lo tenemos todo ven el móvil . eucaristías, rosarios desde todas las parroquias. Y la gente sale a aplaudir como una piña, todos esperando el tiempo de Dios.
Isabel Gracias, Rosaura por compartirnos la fe en ese Dios que sigue creándonos con amor
Lino É hora de orar e de não baixar os braços. Pela frente temos um caminho mais estreito e tortuoso. O que não podemos fazer é desistir, temos de segurar as mais simples tarefas e de planear as mais elaboradas, mas de coração e terço na mão. É hora de olhar para a cruz, de nos levantarmos e de voltar a carrega-la. É hora de esperança, de fé e de coragem. Com a ajuda de Deus, continuaremos a caminhar. Bem-haja. Abraço, Rosaura.
Juan Carlos Bermúdez Es verdad Dios siempre está con nosotros. Ojala seamos esos profetas transmisores de Esperanza. Que Dios las Bendiga Gracias
Ruth Grande, Rosaura!!! Un gran albarazos y mucha fuerza!!!
Ana Muy bonito. GRACIAS
ula donieckaEn la noche más oscura surgen los más grandes profetas