Carta a los misioneros con ocasión del Covid-19

Queridos misioneros en los cinco continentes, en estos días los sacrificios

3 abril, 2020
  • 0
  • COREA DEL SUR

Queridos misioneros en los cinco continentes,
en estos días los sacrificios de los misioneros extendidos por todo el orbe se hacen aún más extremos. Las fronteras se han cerrado. Vemos como nuestros países de origen se ven golpeados por la pandemia y crecen con terror los casos. Vemos acercarse a nuestras familias, amigos y comunidades el virus que nos va robando vidas inocentes. Por otro lado en nuestros países de misión, debido a la enorme pobreza, desigualdades sociales y sanitarias que sufren cotidianamente, el virus no ha hecho más que aterrizar.

Los misioneros son esas personas que ofrecen sus vidas a Dios y a toda la humanidad. En muchos de los países en los que ofrecemos nuestras vidas, cuando el virus llegue, veremos llevarse muchas vidas inocentes, no podremos ayudarles, la impotencia y el dolor traspasará nuestro pecho. Solo podemos rezar. Solo podemos unirnos a la cruz de Cristo y entregarnos con él al Padre en absoluta confianza. Podemos mientras estemos en este mundo sostener a aquellos que Dios nos ha encomendado con el testimonio de la alegría, de la confianza en Dios y de la esperanza cristiana. Si Dios nos llama a quedarnos en los países en los que estamos hasta el final es para dar la vida por El y por nuestros hermanos y para sostener en la fe a nuestros hermanos. Dios no permita que el virus nos robe vidas misioneras. Antes de que esto suceda recordar que “nadie nos quita la vida” “nosotros la damos voluntariamente” a Dios y a nuestros hermanos. Nuestras vidas se unen a Cristo más que nunca en esta Pascua en la que El se ofrece a Dios con todo su cuerpo y su alma.

Mientras estemos en este mundo hagamos el bien a todos y en especial a nuestros hermanos en la fe. Recordemos que Cristo ha vencido al mundo y que el Padre nos espera con los brazos abiertos.

Alentemos y sostengamos en la fe a los que estén más abatidos y recemos por el fin de esta pandemia, con confianza infinita confianza en la bondad de Dios. Escondámonos en el manto de María “mientras pasa la calamidad”. Sostengamos en oración a los sanitarios y a todos los héroes escondidos que mantienen en pie nuestras sociedades en estos días difíciles. Recemos por los gobernantes para que Dios les conceda sabiduría, discernimiento y búsqueda del bien común en el que el hombre y los más pobres siempre estén en el centro. Amen

Ester Palma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Silvana Gracias!!!ustedes son el oxigeno de Jesus
Silvana Gracias querida hermana
ula donieckaCarta a los misioneros con ocasión del Covid-19