You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Valiente en la misión, humilde en la oración

 

 

El año pasado, curso 2016-17, las misioneras de Togo, que hasta entonces estaban sólo en la ciudad del norte del país llamada Dapaong, fueron a fundar a Lomé, la capital del mismo, que está situada al sur. Se encontraron allí con nuevos retos y muchos jóvenes universitarios abiertos a escuchar el evangelio y llevarlo a sus vidas. Desde Lomé Rosa nos cuenta cómo los ejercicios espirituales de este verano han renovado su vida para afrontar los retos de la evangelización en este pequeño país africano. Para ser valiente en la misión hay que ser humilde en la oración

 

“Lo primero que yo diría es que los ejercicios han sido un tiempo de gracia abundante. Porque es un tiempo que doy a Dios para que me hable, para que entre hasta el fondo de mí. Y cuando Dios entra en mí, todo lo puede y todo lo transforma, la oscuridad se convierte en luz y los miedos pierden su fuerza.

 

Estos tiempos largos de meterme a meditar la Palabra de Dios han sido para mí este verano redescubrir con más fuerza el verdadero rostro de Jesús, su humanidad, su mirada, sus gestos. contemplar cómo Él mira a las personas con una inmensa compasión, contemplar cómo era su relación con su Padre. Me llevo de ese tiempo una profunda conversión.

 

Yo muchas veces en Togo he notado que la cosas o situaciones me ponían nerviosa por las diferencias con mi propia cultura española, por desconocimiento del otro o por una mirada mía con falta de compasión. Ahora de vuelta a Togo noto como hay más capacidad de comprensión de las situaciones y personas.

 

Otra cosa que me ha ayudado mucho en ejercicios es reavivar el sentido misionero de todo lo que hago. He orado mucho esta cita de Mt 5,14 “vosotros sois la luz del mundo”, toda la fraternidad, todo gesto de amor, está llamado a ser luz, a atraer a muchos hacia Cristo. Eso me ayuda ahora a dar más sentido a los acompañamientos que tengo con los chicos y a dar más orientación a los encuentros con los jóvenes, que son muchos en África.”

 

Rosa Porcuna.

 

En este octubre misionero de 2017, bajo el lema de “Sé valiente, la misión te espera”, aprovechamos a dar gracias a Rosa y todas las misioneras que están entregando generosamente su vida a Cristo en tantos rincones del mundo, con su amor humilde que se adapta a las distintas culturas, climas y costumbres, son una luz de Cristo en medio de las tinieblas que ensombrecen la esperanza en nuestro mundo. ¡Que Dios os bendiga, mis valientes!

 

 

UA84280771-1