You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Un año de Servidores en Lomé

   Llegamos a Lomé, capital de Togo, el 25 de mayo de 2016. Podemos decir que este año que llevamos nos ha adentrado en una profunda contemplación de la acción providente de Dios desde tres planos:

 

  1. La elección del barrio: fuimos guiadas por el Arzobispo de Lomé, un hombre muy descomplicado, hacia un barrio periférico al norte de Lomé, en plena expansión y donde nos encontramos ahora muy a gusto.
  2.  
  3. La adquisición de la casa: fuimos guiadas por un sacerdote franciscano hacia el alquiler de una casa  que se va haciendo gracias a Dios “la casa de los jóvenes”.
  4.  
  5. La posibilidad de abrir muchas puertas de apostolado: Hemos salido al encuentro de los jóvenes en cuatro institutos donde podemos compartir con ellos temas que les interesan: el valor de la vida; la mirada personal y creativa de Dios sobre cada uno; la preparación a sus exámenes; la oración; la vida afectiva, sexual etc…
  6.  

   También el Señor nos abrió puertas en el mundo de los estudiantes: los que fueron al encuentro de Taizé a Cotonou en septiembre 2016, los que estudian el español,  los de las residencias universitarias, los que acaban sus estudios en el campus universitario y los que empiezan…viniendo de Dapaong, etc...

 

   Damos muchas gracias al Señor por confiarnos así tantos hijos suyos (de momentos más hijos que hijas).  Abrimos las puertas de nuestra casa a unos quince jóvenes durante tres días de convivencia, retiro, preparación a la misión. Durante esos días una alegría profunda de corazón nos “agarró” y nos hacía vislumbrar la alegría de Dios cuando nos ve construyendo el mundo desde la base, desde el corazón, desde la apertura a la reconciliación y a la fraternidad entre las culturas, etc... cuando nos ve trabajando por un mundo  “como Dios manda”.

 

   También en Togo nos ayuda mucho intentar ir a una entre la comunidad de Dapaong punta Norte del país y nosotras punta Sur, salvo  cuando la mala conexion por skype nos pone “nerviosas”.  Entre el dialecto moba del Norte y el ewé del Sur  hay como 40 otros dialectos, que nos separan o, mejor dicho, que nos remiten una y otra vez al reto de que se hace MISION, desde la unidad, desde la comunión.

 

   Muchas gracias a todos y cada uno por sostener nuestra misión en esta cultura africana y sobre todo por sus muchas oraciones .

 

Rosa Porcuna, Fatima Pinho y Anne-Vé Dauvisis

Comunidad de Togo. Punta Sur, Lomé.

UA84280771-1