You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Servidores en Cloppenburg

Baerbel nos escribe compartiéndonos noticias de este trimestre de la comunidad de Cloppenburg. 

 

   ¨Cloppenburg es una pequeña ciudad a 130 km al norte de Münster con unos 35.000 habitantes, de los cuales casí la mitad son católicos. Como Servidores seguimos realizando nuestra misión aquí después de haber estado como comunidad de misioneras en la casa de retiro de la ciudad de Stapelfeld del 2003 hasta 2009. Después me quedé sola aquí como misionera cuando dejamos la casa de retiros y nos fuimos a Münster como comunidad.

 

   El año pasado, tuvimos la gran alegría de celebrar las primeras promesas como servidoras de Marianne e Ingrid. Marianne vive aquí en Cloppenburg e Ingrid vive a 100 km al norte de Cloppenburg y viaja a menudo entre su pueblo y este lugar.

 

   Esta pasada cuaresma hicimos unas semanas de ejercicios espirituales “en la vida” en la zona donde vive Ingrid con un grupo de mujeres, católicas y protestantes, y ahora seguimos reuniéndonos con ellas cada mes, porque pidieron que se pudiera continuar con esa experiencia de fe tan bonita que habían hecho. 

 

   Con otros hermanos, que participan de las actividades y que se sienten cercanos a la espiritualidad de la comunidad, intentamos compartir la fe desde la profundización de la Biblia, orando juntos y contagiando la fe en los lugares de vida y trabajo donde cada unos estamos.

 

   Hay un contacto muy bueno con la parroquia a la que pertencemos, se valora mucho nuestra presencia e intentamos colaborar en varios grupos. En este momento estamos inaugurando, junto al referente pastoral de la parroquia el servicio de visitar a las personas que han llegado nuevas a la ciudad. Se trata de darles la bienvenida desde la parroquia y expresarles la mirada y el amor de Dios a través de estas visitas. Aunque haya muchos católicos aquí, no podemos dar por supuesto que haya un acercamiento a los recién llegados. A veces pasa que en estos lugares donde hay muchos cristianos tendemos a quedarnos “dentro” y a no dar el paso de “acercarnos a los nuevos”.

 

   Hasta ahora, para nosotros, esta experiencia de Iglesia “en salida” que acoge, que recibe es muy positiva. Hemos encontrado a personas muy agradecidas por nuestro gesto, y que se sorprendían. Nos damos cuenta de que es una forma muy sencilla y muy buena de realizar la misión en esta ciudad. Podemos así mostrar el rostro de un Dios que se ocupa y preocupa por cada uno, un Dios cercano que sale al encuentro que acoge y que busca.
 

Bueno hermanos, podría contaros muchas más cosas pero para no alargarme lo dejaré aquí, un abrazo grande. Gracias por vuestra entrega.

 

Baerbel Sabel

Misionera Servidora en Cloppenburg

 

Ps. Os adjunto algunas fotos.

 

1.Misa en el jardin de la casa de la famila de Marianne Wesselmann, lo hacemos una vez al año y después tenemos una fiesta con toda la comunidad.

2. Las primeras promesas de dos servidoras de nuestra comunidad de Cloppenburg, celebradas durante esa misa: Marianne Wesselmann (a la derecha) e Ingrid Janke (a la derecha)

3. La capilla de nuestra casa en Cloppenburg

4. Una dinámica con un grupo de mujeres durante un retiro celebrado en mayo

5. Misa por la fiesta de mis 25 años de vida misionera en febrero de este año.

UA84280771-1