You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Renovado impulso misionero

 

Las misioneras Servidoras del Evangelio de Münster nos comparten las novedades de este curso 2016/17, nueva casa, nueva hermana y nuevo impulso misionero.

 

 

Las misioneras de Münster vivimos casi desde hace un año en una nueva casa (como la anterior está también muy cerca del centro de la ciudad). Se trata de una casa de los hermanos del Sagrado Corazón de Jesús. Disfrutamos de la relación tan descomplicada con nuestros vecinos, los hermanos, que son todos  mayores y tienen un corazón muy generoso. Ellos a su vez disfrutan de nuestra comunidad  joven y de nuestro carisma, también joven. Una vez al mes rezamos las vísperas juntos y luego en la cena compartimos y nos vamos conociendo cada vez más.  

 

Después de nuestros ejercicios de verano tuvimos una gran alegría porque se agregó a nuestra comunidad Patricia, que estuvo 10 años en Francia. En su escucha al espíritu ella confió en que Jesús la necesitaba en Alemania. Y aquí ella está aprendiendo con mucho ánimo e inversión el alemán.

 

 

En este nuevo curso hemos vivido en toda nuestra comunidad y en las comunidades de Alemania un impulso muy fuerte a misionar. El Papa Francisco lo dice:  “Todos estamos llamados a evangelizar, a salir de nuestra comodidad y a tener la valentía de llegar a los rincones que necesitan la luz del evangelio.“

 

 

Como comunidad misionera nos sentimos llamados a salir al paso de la gente y a darles a conocer con un nuevo fervor la buena nueva del evangelio. Se necesita valentía para esto, sobre todo en Alemania donde parece que la gente no necesita la fe, y tomar conciencia de la mirada de Jesús sobre cada persona, ya que sabemos que no es lo mismo vivir con Él o no; conocer Su Palabra y descubrirla viva en la misma vida o no; tener un fundamento para atravesar las dificultades o no.

 

 

Gracias a este espíritu renovado de salida nos hemos dejado llamar a diferentes actividades misioneras en la ciudad. Por ejemplo en Navidad nos pusimos junto con algunos voluntarios en medio de la ciudad a cantar canciones internacionales de Navidad y a regalar a la gente algunas estrellas con un mensaje bonito respecto a la Navidad. Algunos pasaron rápido y otros se dejaron interrumpir en su compra y agradecieron estos menasajes que les ayudaban a captar de manera más profunda el significado de la Navidad.

  

 

De la misma manera nos animamos en el día de los enamorados a regalar a la gente corazones con un mensaje de amistad y amor e intentabamos entablar un diálogo con los que pasaban sobre el significado del amor, les interpelábamos con un cartel que decía: “El amor  nunca se acaba. ¿Qué piensa usted sobre esto?“

 

 

Nuestra experiencia fue que este salir, por un lado es un desafio para nosotros, pero a la vez nos hace mucho bien porque nos lleva a encontramos con Dios que es el primero que está buscando hoy a cada hombre.

 

 

Otra novedad de este año es que empezamos  una escuela de evangelización que llamamos en aleman:  “Foro vivir como misionero- diálogo y testimonio“. Con un pequeño impulso del tema, el trabajo personal y en grupo, junto con un momento donde cada uno expresa lo que ha trabajado, ofrecemos la posibilidad de aprender a comunicar nuestra fe para que sea asequible a la gente que conocemos. Es un ambiente bonito y serio porque sabemos que se juega ahí el sueño de Dios con cada persona y con el mundo.

 

 

Sentimos que esto que hemos vivido nos da un nuevo aire, renueva también a la gente con la que caminamos y de esta manera vamos más a la raiz de nuestro carisma que es el anuncio explícito del evangelio.

 

 

Comunidad de Münster

 

 

 

UA84280771-1