You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Quien confía en el Señor, está seguro.

   Quien confía en el Señor, está seguro.

 

   En la primera semana de agosto tuvimos un retiro con cuatro sacerdotes y algunas hermanas en Espinosa de Henares, España. Era la primera vez que iba a la casa de la comunidad Servidores del Evangelio en España. Fueron unos días muy intensos de oración, de encuentro, de compartir y de silencio.

 

   En medio de la semana hicimos una peregrinación a Ávila, siguiendo las huellas de Santa Teresa de Jesús.

 

   En general, puedo decir de estos días que la sencillez y la simplicidad, la apertura y la hospitalidad de las hermanas y hermanos de la comunidad y las situaciones tan diferentes que viven en los diferentes países del mundo donde realizan su misión me han impresionado mucho.

 

   Gracias a esa experiencia descubrí que estoy íntimamente unido con todos los hermanos del mundo entero. Antes del verano no había conocido personalmente a ninguna persona de Corea ni de Jordania. Esto cambió durante los días de nuestro retiro. Allí había dos sacerdotes de Corea y uno de Jordania. La oración juntos y el compartir me han fortalecido para mi servicio diario como sacerdote y me han dado un horizonte nuevo para la oración diaria y para todo lo que hago y vivo en el día a día.

 

   Uno de los días del retiro cada sacerdote compartió el lema de su ordenación y desde ahí cuál era el sueño de Dios con su vida y cómo ahora lo intentaba seguir descubriendo y poniendo en práctica. Yo compartí mi lema: “Quien confía en el Señor está seguro” (Proverbios 29,25) y me ayudó mucho escuchar el lema de los otros compañeros: el del Padre Bassam de Jordania, “¿Me amas?” (Jn 21,15), el del Padre Filipo Yoon, “¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?” (Rom 8,32), el lema del padre Pedro Hwang, “Sin mí no podéis hacer nada” (Jn 15,5) y el del padre Andree, “os daré pastores según mi corazón” (Jer 3,15).

 

   Quiero daros muchas gracias por todo ese precioso tiempo que hemos vivido juntos y espero que pronto nos podamos volver a encontrar.

PS. En las dos fotografías de abajo os comparto mi recordatorio de ordenación sacerdotal y el del padre Pedro Hwang.

 

   Christoph Klöpper,

   Párroco de la Iglesia San Jorge, en Hopsten, Alemania.

UA84280771-1