You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Promesas de los servidores

   En el domingo de la alegría de este Adviento del 2018, en la casa de Espiritualidad de la Diócesis de Moreno, nos reunimos para vivir juntos esta preparación de la Navidad y la renovación de las promesas de servidores. Misioneras, jóvenes, familias, amigos, grupos de talleres y Servidores llegamos alegremente convocados por este Niño que está por nacer. Compartimos un rico mensaje de Lola que nos recordó que Dios nos eligió y nos llamó para ser felices y que Jesús  mismo se hizo niño para andar nuestro camino y enseñarnos a vivir, asumiendo nuestra vida, amando como Él amó, desde el perdón y la aceptación de lo que nos toca vivir. Todo esto lo afirmamos en un gesto sencillo dando un beso al Niño en el pesebre, con nuestra entrega y nuestro pedido a Dios, Jesús se entrega en medio nuestro para renovarnos en su amor!!

 

   Durante la misa renovaron las promesas 16 Servidores ellos son: Gonzalo y Adriana, Héctor y Nilda, Vero y Leandro, Cristian y Carina, Gustavo y Magui, Gloria, Verónica Zambrana, Raquel, Elsa y Raúl.

 

   Compartimos algunas palabras de los Servidores: 

 

Raquel: Participo de la comunidad desde hace 13 años. Al principio me costaba integrarme pero Dios me esperó. Cuando participé con mis hijas pequeñas ya fue todo distinto al verlas a ellas estar, sentirse cómodas, abrí mi corazón a Jesús. Vivo la renovación de las promesas con mucha responsabilidad y alegría, hasta el corazón parece hacer ruiditos que marcan esa alegría. Este Sí a Dios implica mucha responsabilidad en el diario vivir, pero con la certeza de que Dios cree en mí, me acompaña y me va a dar la fuerza necesaria. Jesús me llama en estas promesas como hace tantos años me llamó desde “Jornadas de Jóvenes De Colores”, mi  respuesta  en ese momento fue la catequesis, pero con la comunidad conocí el rostro de Cristo vivo y con mis miedos de no saber cómo cumplir esta misión, hoy doy un sí y es para anunciarlo con mi vida, a dar mucho amor y no cansarme, y a llevar una vida de oración, que es lo que nos va a sostener en esta tarea, una charla constante con Dios. Quisiera que el amor de Jesús en este corazón renovado por las promesas llegue primero a mi familia y después a mí alrededor en la capillita en la que estoy, concretando un "taller de Oración y misión" en el barrio que comienza este jueves 20 de diciembre.

 

Magui: Estamos en la familia de Servidores hace 15 años y nuestro primer compromiso como matrimonio Servidor fue hace 12 años.  Hoy al volver a decir que sí, es un sí a todo lo que vivimos por pura misericordia de Dios, porque hemos recibido mucho amor, mucho perdón, mucha paciencia y somos muy conscientes también que el primero que da el paso es el Señor, Él se nos adelantó, Él nos invitó a ser parte de esta comunidad. Es un sí que va transformándonos a nosotros con la oración personal y oración compartida como matrimonio, las promesas es una opción de los dos juntos, y creemos que el amor de Dios puede trascender en los ambientes donde estamos en quienes nos rodean.

 

Gustavo: Jesús tuvo preparada esta comunidad para nosotros, vivimos este tiempo con mucha alegría y con un sí prolongado en el tiempo, Sí para lo que me necesites, Sí en donde me necesites. Este amor de Jesús que renueva con las promesas nuestros corazones queremos que llegue principalmente a nuestra familia, para quienes ven en nosotros el reflejo del amor de Dios y en nuestros lugares de trabajo, en las personas que Dios mismo va poniendo en nuestro camino.