You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Por eso ve, Yo te envío.

   El pasado sábado día 29 de octubre tuvo lugar en nuestra casa de María Madre (Guadalajara) el envío misionero de Toñi Martinez a Malasiqui (Filipinas).

 

   La celebración comenzó alrededor de las 20:30 con una misa de envío en nuestra capilla. En la Eucaristía pudimos orar por ella, imponiéndole las manos para fortalecerla y enviarla como comunidad.  Fue un momento muy especial: la capilla de la casa se quedó pequeña porque fueron muchos los amigos y familiares que quisieron expresar a Toñi su agradecimiento. Entre ellos los adolescentes de la comunidad, a los que Toñi se dedicó especialmente durante los últimos años. Para ellos es difícil asumir la marcha de Toñi a Filipinas, pero, “como ven que ella es feliz”, lo intentan aceptar. Y cómo no también estuvo parte de su familia: sus hermanas, su cuñado y su sobrina Lidia. Ellos viven este momento desde la confianza, tanto Toñi como el resto de la familia están en las manos de Dios, ellos saben, que Él sabe lo que hace.

 

   Posteriormente, tuvo lugar una pequeña recepción de los invitados, en el salón, en la que pudimos disfrutar de unos aperitivos además de numerosos números dedicados a nuestra protagonista. Gestos de ternura y de cariño abrazaban a nuestra misionera continuamente y nos acercaban más si cabe a la alegría que supone este nuevo envío a Filipinas. ¡El tercero desde la comunidad de España en este otoño 2016!

 

  Conforme iba avanzando la noche, todos quisieron demostrarle todo lo que la aprecian. Desde un vídeo recopilatorio con infinidad de fotografías junto a ella por parte de los jóvenes, pasando por testimonios de gratitud enviados desde la otra punta del país y terminando por las palabras dedicadas por sus compañeras signo del enorme afecto que entre ellas se tienen. También estuvieron presentes sus compañeras de estudios de teología con las que ha compartido agobios y pupitres estos 2 últimos años. Toñi ha dejado en ellas una huella fuerte de servicialidad y compañerismo.

 

   ¡Ah! ¡Y se nos olvidaba! Además, tuvimos la oportunidad de tener a Madre Teresa y al Santo Padre entre nosotros. ¡Todo un privilegio! (Fueron los MC de la fiesta, !que risa!)

 

   La fiesta, como no podía ser de otra manera, terminó con los invitados bailando unas sevillanas, entre las cuales Toñi y su sobrina destacaron con ese arte andaluz que tanto las caracteriza… ¡Todo un regalazo! Finalmente, tuvimos tiempo para intercambiar sensaciones y hablar de los momentos más felices que habíamos vivido junto a ella. 

 

   Toñi, desde la comunidad, de España queremos desearte lo mejor. Sabemos que estarás genial allí y que contagiarás, sin duda alguna, esa alegría que Dios te ha dado en tu nueva misión. Asía te espera Toñi, el continente de la contemplación, de la humildad y también de grandes injusticias. Eres el don de Dios para aquellos hermanos no te olvides: “Por eso ve, Yo te envío” (Exodo 3, 8).

 

   Le agradecemos a Dios el don de tu vida y la de cada hermano de la comunidad de Filipinas, a vosotros os pedimos oraciones por ella y por ellos.

 

¡Gracias Toñi!

Tu comunidad de España

(escriben Patricia Garcia y Piedad Villegas)
 

 

 

 

UA84280771-1