You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Un Sí a la paz

   Queridos hermanos, me imagino que las noticias sobre la paz y sobre el plebiscito que hubo aquí les habrán llegado ya. En el plebiscito ganó el NO a los acuerdos de la paz. Este no, no significa “un no a la paz” sino “un no a esos acuerdos y de esa forma”.

 

   La gente está un poco cansada, porque todo este tema de la paz se ha politizado bastante y el pueblo lo que no está dispuesto es a que se le dé a la guerrilla todo lo que pide y menos aún a que a los afectados de esta guerra (que es el pueblo) sigan sin recibir nada de parte del gobierno.

 

   Es un tema bastante complicado, en el ambiente continúa el deseo de seguir apostando por la paz y porque estos acuerdos sigan para adelante. Como país estamos en un momento importante para todos, hay que rezar para que no nos sigamos dividiendo como pueblo, ahora parece que han surgido de nuevo dos bandos, “los del No contra los del Sí”, y ¡ya es suficiente! Son muchos años de un pueblo muy sufrido “matándose” entre ellos. Tenemos puesta la esperanza en que se va a seguir apostando por la paz, recemos para que así sea.

 

   Queremos contaros también un poco sobre nosotras. Vivimos en la Diócesis de Caldas y estamos encargadas de la pastoral juvenil. Trabajamos acompañando los grupos juveniles de toda la diócesis. Tenemos mucho trabajo e implica mucha responsabilidad, ya que estamos cerca de muchos jóvenes. Las fotos que veis abajo son de una semana de formación con los animadores de los grupos que se hace cada año. Tratamos de ayudar a los jóvenes a alimentar la experiencia de Jesús y que puedan desde ahí tener fuerza y alegría, ya que ellos están acompañando a muchos otros. Nos parece muy importante en esos momentos darles herramientas para ese acompañamiento, que es tan sagrado y delicado.

 

   Tenemos una decidida opción preferencial por los jóvenes y creemos que son ellos los que con la fuerza del Evangelio pueden construir una Nueva Colombia. En cada momento es vital transmitir también mucho amor por la Iglesia y trabajar en todo momento en comunión con ella.

 

   Últimamente hemos tenido la alegría de la llegada a nuestra comunidad de Marita Lorite, significa un gran apoyo para nosotros y estamos muy ilusionadas con todo lo que juntas podemos hacer. Damos gracias a la Comunidad de España, en particular a Guadalajara por habernos hecho este inmenso regalo.

 

 

Un abrazo fuerte, Raquel Llorente

UA84280771-1