You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Pascua en Tierra Santa

¡Desde Israel os deseamos Felices Pascuas!

 

Pensaréis que las hermanas de Israel se retrasaron un poco con sus felicitaciones. Pero no, estamos en la semana de Pascua, hoy, el 9 de Mayo 2013, el día que vosotros celebráis la Ascensión de Cristo. ¿Qué pasa entonces?

 

Eso es expresión de un paso muy importante de las Iglesias católicas. Aquí en Israel tenemos todas las confesiones y ritos cristianos. Sobre todo hay mucha Iglesia Ortodoxa. Y ellos tienen otro calendario que el que conocemos. Según éste la Pascua puede celebrarse más que un mes después de la fecha de la iglesia Católica Romana. Y así fue este año. Para las familias en los pueblos aquí, esto es un problema constante. Hay muchas familias mezcladas entre ortodoxos y católicos, y muchos toman muy en serio tanto el ayuno en cuaresma como las celebraciones de Semana Santa. Por eso, los obispos católicos se pusieron de acuerdo de celebrar la Pascua juntos con los ortodoxos en la fecha oriental – y sin esperar que la Iglesia Ortodoxa se junte para la celebración de Navidad, como es uso ya hace años en países como Jordania. Así fue -

 

Ha sido un sacrificio grande para las Iglesias católicas, dado que hay mucha mezcla con comunidades internacionales, y en Jerusalén no se puede cambiar tan fácilmente fechas, por razones históricas.

 

Para nosotros fue una señal de vida de esta Iglesia antigua. Está viva y en camino. Hasta en las estructuras más antiguas del cristianismo sopla el Espíritu de la unidad que renueva y nos hace despertar a que el primero que  sufre las divisiones es Cristo que tanto rogó por el amor entre nosotros y por la unidad.

 

La comunidad estamos aquí en un pueblo enteramente cristiano de rito greco-católico. Es algo especial, porque todos los demás pueblos donde viven cristianos, menos uno, son mezclados o con musulmanes o bien con drusos y en las ciudades también con judíos.

 

Aquí todo el pueblo participa de la Pascua. Uno camina por las calles, y respira el olor de la fiesta. Se celebra cada pasito de lo que pasa en los últimos días de la vida de Jesús. Son celebraciones largas con Salmos cantados y muchas lecturas. Para el recuerdo de la pasión se leen todos los pasajes de los cuatro Evangelios que se refieren a la pasión de Cristo. Es impresionante, como esto poco a poco nos introduce para captar lo que sucedió. Y se subraya lo escuchado con gestos y símbolos. Sí, estamos nosotros presentes en el Calvario juntos a la cruz de Cristo. Y ahí se canta el gran himno: “Hoy se cuelga del madero aquel que colgó la tierra a las aguas; y el rey de los ángeles fue coronado de espinas..... “ Entramos en esta gran paradoja de nuestra fe y al final se dice: “O Cristo, adoramos tu santa Pasión; pero ¿dónde está tu resurrección gloriosa?

Con este tono seguimos el Viernes Santo con  la bajada de Jesús de la cruz. Materialmente se baja el cuerpo de Jesús de la cruz y se coloca en una tumba llena de flores como se ve en la foto.

 

Uno de los eventos más importantes es el descenso de Cristo al Reino de la Muerte. La primera vez que participamos, era una sorpresa total. Al acercarse a la iglesia, se notaba la gente como en espera de algo grande que iba a pasar. Y al entrar, se ve la iglesia llenísima como también la plaza fuera. Se cantan unas letanías para el difunto, lamentando la muerte y sepultura de Jesús. “O Jesús que eres la vida, fuiste sepultado en una tumba.” Pero las melodías son de casi de baile. Os incluimos un link donde podéis escuchar un poco como suena  aquí en la parroquia. (http://www.youtube.com/watch?v=_fzWG7JC1Jk   

y http://www.youtube.com/watch?v=mNLMbBDus34   )...

Esto tarda más o menos dos horas y media. Y al final de las letanías se habla de las mujeres que vienen con el perfume para ungir el cuerpo de Jesús. En este momento sale el sacerdote y esparce con mucha alegría perfume sobre toda la gente mientras el coro sigue cantando la letanía del segundo link.  En fin; con gestos, símbolos y muchos cantos la liturgia nos lleva a la alegría de la Pascua. Y cuando el Sábado Santo por la mañana nace ya la luz de la resurrección de la tumba,  se recita lo que pasa en estos momentos en el infierno: “Hoy el infierno gime: Yo dejé entrar a este muerto como cualquier hombre, pero ahora me está robando las almas...” Es la seguridad de que Cristo hasta  en el Reino de Muerte no puede hacer otra cosa que amar y rescatar lo más perdido.... ¡Qué seguridad para nuestras vidas! No hay piedra ni muerte que pueda impedir que Cristo nos encuentre y nos ponga en camino hacia la vida.

 

Con esta seguridad podemos vivir aquí y creer que, dentro de tanta situación de problemas e inseguridad, Dios es más fuerte y no va a descansar hasta encontrar el camino hacia la vida.

 

 

 

UA84280771-1