You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Oración al empezar cada trabajo

ORACION DEL ARTESANO

 

Enséname Señor,

a invertir bien el tiempo que me das,

para trabajar y emplearlo sin perderlo.

Enséñame a hacer tesoro de los errores pasados,

sin que caiga en la duda de mí mismo que me destruye por dentro.

Enséñame a descubrir la grandeza de mi obra sin que eso me atormente.

Que sea capaz de imaginar mi obra, sin afligirme si sale distinta de lo que imaginaba.

Enséñame a combinar la rapidez y la lentitud,

la serenidad con el fervor, el celo con la paz.

 

Enséñame a empezar mi obra, porque es aquí donde me siento más débil.

Ayúdame en el culmen de mi trabajo a mantener firme el hilo de la atención.

Y sobre todo, llena Tú los vacíos de mi obra.

 

Señor,

en cada obra de mis manos deja Tú una gracia tuya

que hable a los demás de Ti y un defecto mío para hablarme a mí.

Mantén en mí la esperanza de la perfección sin la cual yo me descorazonaría.

Mantén en mi la incapacidad de la perfección sin la cual caería en el orgullo.

Purifica mi mirada: lo que hago mal no es cierto que esté mal, ni lo que hago bien es cierto que esté bien.

 

Señor, no me dejes olvidar que cualquier conocimiento es vano si no hay esfuerzo,

y que todo esfuerzo es vacío sin amor, y cada amor es inutil si no me une a los otros y a Ti.

Tú, Señor, enséñame a orar con las manos, los brazos y con todas mis fuerzas.

Recuérdame que la obra de mis manos te pertenece a Ti y que a mi pertenece el devolvértela al entregarla. Si creo algo por el gusto del beneficio me perderé como una fruta olvidada en el otoño. Si lo hago por agradar a los demás, me quedaré como una flor envejecida al final del día. Pero si lo hago por amor al Bien, yo mismo moraré en el Bien.

Este es el momento de crear Bien y para tu Gloria.

 

Amen

UA84280771-1