You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Nuestros primeros pasos en el diálogo interreligioso

   Mari Ángeles Pasadas nos cuenta su experiencia en el curso “Introducción a las Religiones Asiáticas en diálogo con el cristianismo” en la Universidad Gregoriana de Roma. Su inquietud por el diálogo interreligioso creció en sus años de vida como misionera en Japón, (unos 20 años) y ahora que, por razones familiares, se encuentra en España aprovecha para formarse en profundidad y transmitirnos la importancia de esa labor.

 

   Desde aquí quiero agradecer la oportunidad que la comunidad me ha ofrecido de participar en este Curso de Formación organizado por el Centro de Estudios Interreligiosos de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, del 25 al 30 del pasado septiembre de 2016.
 

   Dios me ha regalado mucho, tanto a nivel del contenido recibido como de la relación con los compañeros del curso. Éramos seis en total, tres de los cuales eran profesores de cristianismo en países asiáticos y en Roma,  otros estudiantes y una pastora luterana. Cada uno de un país: EEUU, Costa Rica, Eslovenia, Alemania, Italia,  y yo de España. Cada uno con mucha sed de profundizar en el Misterio de Dios escondido en esas religiones. ¡La riqueza de preguntas y compartir estaba asegurada!

 

   Realmente ha sido una introducción al tema pues era demasiado extenso, todas las religiones asiáticas, pero sin duda un intento serio de poner el cristianismo en diálogo con ellas. Hemos abarcado el hinduismo, budismo, jainismo, confucianismo, taoísmo y sintoísmo. Cada día teníamos seis horas de clase donde los profesores han hecho una síntesis de los puntos centrales de cada religión asiática y sus posibles convergencias y divergencias con la teología y la vida cristiana.  Mucho por asimilar y muchas inquietudes y preguntas para continuar buscando. Se puede decir que es un campo que está muy en sus inicios aún. Pero de gran horizonte y esperanza para la Iglesia de Asia que necesita ir amasando con la vida una teología cada vez más abierta y respetuosa con esos contextos religiosos tan diversos. El reto de ofrecer el Evangelio abriendo caminos de fraternidad y convivencia enriquecedora mutua.  

 

   Especialmente, el hecho de que dos profesores fueran sacerdotes jesuitas nativos de India y otro un misionero javeriano en Japón por muchos años,  nos ofrecía no sólo un contenido teórico sino también el fruto de sus caminos de integración personal y cercanía a la realidad de esos hermanos creyentes de Asia.

 

   También ha sido una riqueza grande estar en un centro como la Universidad Gregoriana, y aprovechar para visitar a personas que trabajan en el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y al Pontificio Instituto de Estudios Árabes e Islámicos. En cada lugar sentía la savia escondida de Cristo en esta Iglesia entregada a través de tantas personas en esos rincones de estudio al servicio del Evangelio  y de toda la humanidad.

 

   Con todo lo recibido, sigo con ánimo la redacción de la tesina del Máster para concluir la etapa de estudio en este camino de la llamada que Dios me ha hecho al diálogo interreligioso.

 

   Os envío también el link de un  video que el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso ha  publicado en el 50º aniversario de la declaración “Nostra Aetate” del Concilio Vaticano II sobre la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas. https://vimeo.com/145252146

 

Mari Ángeles Pasadas

UA84280771-1