You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Nuestra vida y misión

   Para poder entender mejor el fin de nuestras actividades y la manera concreta de llevar a cabo nuestra misión, es necesario empezar explicando cuál es nuestra visión de la realidad y cómo entendemos nuestra misión dentro de ella.

 

   Los Servidores del Evangelio somos, ante todo, una comunidad misionera. Esa es nuestra identidad más genuina. Comulgamos plenamente con la expresión del Papa Francisco en la Evangelii gaudium (La alegría del Evangelio): "Yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo". (EG 273)

 

    Dios nos confía, a los Servidores del Evangelio, desde el anuncio de la fe, incidir en la sociedad mediante la transformación del corazón. Indudablemente el mundo en el que vivimos sigue gritando de dolor en muchísimas situaciones de injusticia, de violencia extrema, de odio, sigue engendrando guerras sangrientas inimaginables y provocando la huida de millones de refugiados. Pero, ¿quién será capaz de leer detrás de esas noticias dramáticas la realidad de una humanidad que vive "huérfana de Dios”? Ésta es, para nosotros, la raíz de todos los males: la ausencia de Dios en los corazones.

 

   Se trata de "alcanzar y transformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad, que están en contraste con la Palabra de Dios y con el designio de salvación". (Evangelii Nuntiandi 20)

 

   Por eso, la llamada más profunda que sentimos es a transmitir la imagen de un Dios que no condena ni juzga y que nos lleva a la aceptación, al perdón y a la reconciliación con nosotros mismos y con los demás. Para nosotros es muy importante realizar esta misión en fraternidad, con un amor sincero entre nosotros y en conjunto con la Iglesia de cada lugar.

 

   ¿Cómo llevamos a cabo esta misión?

 

   Ponemos nuestro carisma misionero al servicio de las parroquias y/o delegaciones diocesanas de juventud, universitaria, familia, misionera, etc. generando un clima de comunidad y familia, que ayude a salir de los ambientes de anonimato que a veces vivimos en la Iglesia.

 

   Conscientes de la necesidad de la Nueva Evangelización, trabajamos en todos estos ámbitos el espíritu de “Iglesia en salida”, formando y capacitando a los laicos para llevar a cabo la misión de anunciar y acompañar a otros en el camino de la fe. En algunos países donde el cristianismo es minoría toda nuestra vida está dedicada al camino de preparación de las personas para el encuentro con Jesús. En otros países también participamos o animamos encuentros de ecumenismo.

 

Realizamos nuestra misión a través de:

 

- Convivencias, Encuentros de oración - formación, Proyectos de evangelización, Campamentos y Voluntariados; especialmente para jóvenes y adolescentes, despertando y acompañando en ellos la experiencia del amor de Dios.

 

- Talleres o Escuelas de Evangelización y Ciclos de Formación formando personas que transmitan su fe de una manera significativa al hombre de hoy en los ambientes donde están.

 

- Acciones de Primer Anuncio: Misiones Populares, Salidas a la universidad o a centros comerciales, Cenas Alpha, etc.

 

- Acompañamiento personal en la fe.

 

UA84280771-1