Te descubrí a vos, mi Cristo roto, en mis hermanos

Comenzamos 2020 con una misión que realizamos un grupo de siete

Hola, me llamo Anne Marie

Dios me ha enseñado a confiar en él, a recibir de él cada día la gracia, a disfrutar de las cosas más pequeñas.

¡Adelante por los sueños que están por venir!

Es un camino lleno de esperanza y algunos expresaron que les ayudó a valorarse más a sí mismos y a conocer a Jesús.