You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Nacer de nuevo en África

 

 

   ¿Cómo se siente una misionera recién llegada a África? María Leão, después de la misión en su tierra portuguesa nos comparte los primeros impactos de su llegada a Togo, cómo va  entrando en el sueño de Dios al mirar a esos jóvenes como los futuros evangelizadores de todo el continente, embargada por la gratitud y la alegría experimenta el nuevo nacimiento a una vida que va de más a más dejar el protagonismo a Dios.

 

 

Queridos amigos,

 

   Os escribo desde Dapaong: mi nueva comunidad, casa, lugar de misión. He llegado a Lome el 19 Febrero de 2018, donde me esperaba la comunidad de ahi: Anne-Ve, Fátima, Rosa y Gema. Pasados unos días nos juntamos, en Aledjo, con las hermanas de Dapaong: Christa, Cristina y María Amparo.

 

   Esos días juntas fueron muy buenos para ir conociendo la realidad desde la mirada y la entrega de mis hermanas. Y también, para entrar en el sueño de Dios frente a los jóvenes: Él nos invita a mirarlos como los futuros misioneros de toda África, y en para ese sueño nos pide toda la vida. Es verdad que es un proyecto gigante, más grande que nuestras capacidades, pero creemos que si Dios lo sueña ya encontraremos cada día la forma para irlo concretando.

 

   Quisiera compartiros algunos de los primeros impactos que me van entrando por los sentidos y que van bajando al corazón.

 

   Uno de los sentimientos que habita en mi corazón es la GRATITUD. Gratitud por la comunidad de misioneras que he encontrado aquí. Siento que voy caminando sobre sus espaldas. Hace 9 años, cuando llegaron las primeras misioneras, tuvieron que aprender todo: a comprar, a comer, a situarse en la cultura y en la realidad de la gente, aprender… Gratitud también por este pueblo tan acogedor, atento a cada persona. P.ej. el mismo día de la llegada a Dapaong los jóvenes fueron pasando por nuestra casa para darme la bienvenida, y también para acoger a las demás misioneras.

 

   Otro sentimiento es la ALEGRÍA. Este pueblo te contagia la alegría, no sé dónde la sacan… pues las condiciones donde viven, la precariedad de los trabajos y salud, uno diría que de ahí no viene la alegría… pero estoy segura que una de las fuentes de su alegría está en creer en Dios. Los Togoleses son muy creyentes, hay muchos templos de setas, mezquitas, iglesias.

Habría muchos más sentimientos para compartir.

 

   Para mí es un nuevo nacimiento a todos niveles, y eso es un regalo pues ¡Dios es mucho más de lo que he podido experimentar hasta ahora! ¡La vocación es mucho más! ¡La vivencia de la misión en comunidad es mucho más! Es un tiempo para acelerar y dejar que sea Dios el que lleve las riendas de mi vida y de nuestra comunidad. Muy unidos en la misión que Dios nos regala como comunidad.

 

¡Adelante por todo lo que está por venir!

 

Maria Leão

 

 

UA84280771-1