La misión me ha transformado

Me llamo Basile, soy un joven estudiante de Dapaong y acudo al grupo de jóvenes de la comunidad misionera. Nos llamamos JSM: jóvenes servidores en misión.

Este verano junto con un grupo de jóvenes de Lome nos hemos ido de misión a Sokode, es una ciudad situada en el centro del país. El lema de la misión era “ SOMOS UNA MISION EN ESTA TIERRA”. Por las mañana hacíamos oración y trabajábamos juntos un tema. Por las tardes teníamos actividades con niños y adolescentes. Con los jóvenes que venían de Sokode salíamos de misión por las casas.

Tres temas han sido muy importantes para mi camino personal:

La oración: Ha sido nuevo para mí aprender a tomar la palabra de Dios y meditarla, escuchar que Dios habla en ella. También he aprendido a preparar mi testimonio para poder compartirlo con los demás.

La fraternidad: Yo soy una persona sencilla y antes pensaba que mi vida no tenía mucho valor, que yo era pequeño y no podía opinar. En la misión a través de los juegos y los cmomentos de compartir me he dado cuenta de que mi vida tiene mucho valor.  Yo también puedo compartir con mis hermanos lo que yo soy y vivir una relación de fraternidad. El otro no es superior a mí. Somos hermanos. He podido superar el miedo y la vergüenza que tenía.

La coherencia de vida: Después de la misión, intento estar al servicio, ayudando a mi madre en la casa y estar pendiente de lo que se necesita en las distintas situaciones que se presentan.

Doy muchas gracias a Dios por esta experiencia.

Basile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ula donieckaLa misión me ha transformado