You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

¡Gracias por todo lo vivido en Alemania, y a lo que venga en Colombia digo: sí!

Alicia, después de 15 años en Alemania, vuelve a dejarlo todo allí ya que Jesús una nueva tierra: Colombia. Al final de esta etapa nuestra escritura una carta compartiendo como lo está viviendo. 

 

 

 

 

 

   Queridos hermanos del mundo,

 

   Después de casi 15 años en Alemania Jesús me llama a irme con El a conocer y a compartir la vida y la misión con otros hermanos del mundo, concretamente en Colombia.

 

 

   El me ha regalado unos años de mucha entrega, alegría y fecundidad en Alemania (Stapelfeld, Münster, Bonn y Colonia). Allí he podido vivir un tiempo muy bonito de ver crecer la Familia de los Servidores y de vivir una misión intensa con ellos: en escuelas de evangelización, donde aprendimos juntos a formular la fe, haciendo misiones en algunas parroquias, también misiones cada ano en un camping,…y trabajando también en un centro de jóvenes.

 

 

   Para mi ha sido Alemania un lugar donde he descubierto la sed tan grande que el corazón humano tiene de Dios. Nuestro corazón no se sacia con nada y buscará siempre hasta que dé con el amor de Dios. En un país europeo como Alemania donde la gente tiene al alcance de su mano todo lo que quiere, los jóvenes buscan en la fe lo que han buscado en tantos lugares y no han encontrado. Para mi ha sido un regalo y ha fortalecido mucho mi vocación misionera el poder estar en contacto con tantos jóvenes y familias que saben que sin la fe no pueden llegar muy lejos. Es muy estimulante poder ver en tanta gente que la fe les da una respuesta a la soledad, al individualismo, a la tristeza interna, a la falta de sentido,… y que por eso no dejan de buscar ayuda en hermanos que les acompañan en este camino de fe y misión.

 

   Dios sabe donde cada uno puede dar más fruto y por eso me fié de Él cuando me envió allí igual que me fio ahora en mi nuevo destino en Colombia. Me gusta mucho mi nuevo destino. Dicen que los colombianos son muy alegres, trabajadores y luchadores en la vida. Algunos dicen que se parecen a los alemanes: son puntuales  y organizadores, ¿eso es verdad? No lo se pero sea como sea tengo ganas de ir allá y conocer a este nuevo pueblo y a estos hermanos que Dios me regala en este camino de la vida. Doy muchísimas gracias a Dios por estos años vividos en este país alemán y le agradezco aún mas este nuevo pueblo lleno de hermanos colombianos. Dios es muy bueno y nos da en cada momento lo que necesitamos para crecer en el amor y en la fe, y nos pone al lado de hermanos que nos ayudarán en este camino.

 

¡GRACIAS POR TODO LO VIVIDO ESTOS AÑOS EN ALEMANIA

 

YA LO VENGA EN COLOMBIA DIGO: SI!

 

 

Alicia