You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Filipinas, tú eres el sueño de Dios

Ana Palma nos cuenta buenas noticias del trabajo misionero de nuestra jóven comunidad en Malasiqui.

 

   Filipinas es un pueblo joven y lleno de esperanza. Os queríamos contar que hemos empezado el curso escolar en Malasiqui, Filipinas, este pasado junio (las vacaciones son el Abril y Mayo). Las catequesis se dan siempre en las escuelas, tanto de primaria como de secundaria y bachiller, así que, nos hemos lanzado a la preparación del Sacramento de la Confirmación en un Instituto Público de Secundaria que tiene más de 3000 estudiantes.

 

   Hemos tomado los cursos de 16 y 17 años, asi que todos los jueves por la mañana tenemos formación. Es una experiencia muy bonita de poder “dar gratis lo que hemos recibido gratis primero de Dios” y poderlo expresar para estos hermanos, en filipino “tagalog”.

 

  Como veis en las fotos, las aulas son al aire libre, con un techo de chapa común y separadas por una pizarra. Podéis comprender que el clima hace que sea ésta la única posibilidad. Así estudian los cursos de Contabilidad, Business, Educación, etc, en medio de la simplicidad total y a veces una gran falta de medios, pero los jóvenes tienen un deseo grande de aprender, de recibir, y de hacer experiencia del amor de Dios por sus vidas.

 

   En la primera clase leímos el Evangelio de Mateo 3, 13-17, les invitábamos a creer que cada uno de ellos es ese hijo muy amado de Dios en quien se complace. “Tú eres mi hijo amado, en quien me complazco” Mt 3,17

 

   Nosotros nos sentimos como los discípulos de Jesús, a quienes les mandó ir sin nada, sólo con lo esencial: la experiencia de su Amor y con su Palabra, “no llevéis oro, plata ni cobre, ni zurrón, ni bastón… anunciadles que el Reino de Dios está ya cerca” (Mt 10,7-9)

 

   Rezad por nosotros para que vivamos esta preciosa misión con alegría y con gratitud y para que en medio del calor, Dios nos renueve las fuerzas cada día. Un abrazo grande.

 

Ana Palma

UA84280771-1