You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Felicidad desbordante

 

 

  Con felicidad desbordante nos llega el agradecimiento de Isabelle a Dios por sus 40 años de vida, 20 de los cuales fueron al servicio del evangelio en distintas partes del mundo.

 

 

  40 años: ¡¡¡Gracias, Señor, por haberme llamado a tu mies!!!!

 

  Este ultimo 26 de enero he cumplido 40 años y ¡mi corazón rebosaba de alegría! Cuando tenía 20 años fui a una misión en Camerún, allí abrí los ojos a toda la necesidad que hay en nuestro mundo: “la mies es mucha….”. Pero también descubrí que Jesús tenía un sueño muy grande con mi vida: “ser un obrero para su mies”, es decir poder transmitir a muchos su Amor.

 

  Desde este tiempo, 20 años han pasado: 5 en París, 12 en Buenos Aires y casi 3 aquí en Roma. Hoy doy gracias a Jesús porque las promesas que me hizo a mis 20 años, las ha cumplido… y ¡me dio mucho más de lo que podía imaginar! Puedo decir que su Amor de esposo me colma, tengo una familia preciosa que es la comunidad y muchos hijos con rasgos latinos y europeos…

 

  Los jóvenes de la parroquia donde vivo me han organizado una fiesta sorpresa y lo que me dejaron escrito en la tarjeta me conmovió. “Gracias porque desde que te he conocido mi vida ha cambiado completamente…”, “Gracias por ser como una madre para mí”, “Gracias por haber quitado la oscuridad de mi corazón…”.

 

  Hoy la mies que el Señor me confía es el corazón de estos jóvenes italianos. Algunos viven la soledad, la infra valoración, otros se sienten como paralizados por la inseguridad de cara al futuro, y muchos no saben soñar y no se creen todo el bien que pueden hacer sus vidas. A estos corazones, el Señor de la mies me envía a mí, pequeña obrera, y siento una alegría inmensa cuando ellos se descubren contratados y quieren también ellos ayudar a la mies…

 

Isabelle

Roma 03-2018