You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Entrevista TV a María en Corea del Sur

 

 

Este año me entrevistaron a mí y salí en las noticias de ese día. Me preguntaron sobre lo más difícil del estudio del coreano y les contesté que la estructura de las frases en coreano es totalmente al revés que en español...

 

El 9 de Octubre fue el día del "Hangul" (alfabeto coreano). Es una fecha muy importante en Corea, fiesta nacional, porque se recuerda y celebra la creación del alfabeto coreano en el siglo XV (el dibujo es un retrato de Kong Sejong, el que creó el alfabeto).

En la Universidad de Hanman donde Esther Vivas y yo hemos estudiado coreano, todos los años se reunen distintas escuelas de todo el país y se hace un gran festival, con actividades, concursos... para celebrar este día. Vienen los periodistas para entrevistar a los estudiantes y poder contar en las noticias y en los periódicos la experiencia de los extranjeros que están estudiando coreano. 

Yo llegué a Corea hace dos años y medio y ahora estoy estudiando ya el 5 nivel de coreano, el último de la escuela. Pero esto no quiere decir que ya haya aprendido coreano. Durante el tiempo de la escuela estudiamos el vocabulario, la gramática básica y aprendemos a defendernos hablando con la gente o leyendo un texto. Pero en realidad el estudio del coreano dura toda la vida y es cuando uno termina la escuela y "sales a la vida real" que empiezas a asimilar lo aprendido y aprender a utilizarlo en la vida cotidiana. El estudio del idioma es una etapa larga y lenta porque el coreano (igual que el resto de idiomas asiáticos) es totalmente distinto a los idiomas occidentales, otro alfabeto, otra estructura de las frases, otros sonidos y pronunciación de las palabras... Además la cultura, la sensibilidad asiática es muy distinta a la occidental, y esto se nota mucho en el lenguaje y la forma de expresar las cosas. Por eso se necesita mucho tiempo para aprender la gramática, el vocabulario... pero sobre todo para comprender la sensibilidad asiática y su forma de comunicarse. 

 

 

Para los misioneros que venimos a Asia el estudio del idioma es lento, árduo, difícil, pero también es una etapa muy evangélica, porque te hace experimentar los tiempos de Dios y los valores del Evangelio. La pobreza y humildad del Niño de Belén que todo lo tiene que aprender..., la perseveracia del grano de trigo que se entierra en el día a día sin ver mucho fruto..., la alegría de los pobres que viven delante de Dios, profundamente felices porque de Él reciben la recompensa y el ”gracias”... Pero sobre todo lo apasionante de los caminos de la encarnación, del despojo de lo propio (cultura, forma de pensar, valores...) para nacer a lo nuevo del otro, su forma de vida, su sensiblidad, y aprender a descubrir en la diferencia el don que son estas tierras asiáticas y su cultura para uno mismo y para el mundo entero.

 

 

 

Así que por todo esto le doy gracias a Jesús, porque Él es quien nos ha traído a Corea, quien nos regala poder caminar con este pueblo, conocerlo, aprender a amarlo, y quien a través de esta cultura nos continúa modelando como Familia Servidora que somos. Un abrazo a todos. ¡Seguimos muy unidos!

María Matos 

 

 

 

A voir sur d'autres sites Internet
UA84280771-1