You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Día de la familia servidora en Corea del Sur

 El pasado 5 de mayo un pequeño grupo de hermanos corenanos dieron un primer paso de pertenencia a nuestra Familia Servidora: recibir la cruz de la Comunidad.
 

DÍA DE LA FAMILIA SERVIDORA

 

"Os anunciamos una gran alegría que lo será para todo el pueblo...". El pasado 5 de mayo un pequeño grupo de hermanos corenanos dieron un primer paso de pertenencia a nuestra Familia Servidora, en un gesto sencillo, pero muy significativo: recibir la cruz de la Comunidad. Josafat (joven de 29 años), Gloria (mujer soltera), Susana (mujer casada) y Cristina (mujer soltera) recibieron la cruz ese día. Expresaban con ello la alegría del camino que van recorriendo y el deseo de ir comprendiendo cuál es el lugar que Dios tiene preparado para cada uno dentro de nuestra Familia.

 

Ese día lo llamamos "Día de Familia", porque por primera vez nuestras "dos familias" en Corea (los amigos de la primera hora de Seúl y el pueblo que va creciendo y consolidándose en Daejeon, nuestra ciudad) se pudieron encontrar y conocer. Son hermanos que el Señor nos ha ido regalando, muy significativos para nosotras, pero que hasta ahora no se conocían. Así que fue una gran alegría este encuentro y podernos sentir todos una misma Familia.

 

"Colmad mi alegría teniendo un mismo sentir... tened los mismos sentimientos de Cristo, el cual se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo..." (Fil 2,1-11), "El que quiera ser grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros será esclavo de todos..." (Mc 10,43-44). Estas fueron las lecturas de la Eucaristía, con la que comenzamos el día. Querían expresar el espíritu de servicio, de despojo, de humildad que nos hace FAMILIA UNIDA Y FELIZ y por el que queremos dejarnos conducir también en este pueblo coreano. Celebró la misa nuestro gran hermano el padre Park, delegado de juventud de Daejeon, y nuestros dos grandes amigos de Seúl, el padre Pietro y el padre Park. En este contexto de Eucaristía tuvimos la celebración de la entrega de la cruz a estos cuatro hermanos. "Recibe esta cruz, signo de pertenencia a nuestra Familia de Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios" y cada uno pudo compartir lo que significaba este momento para él.

 

Después de la Eucaristía estuvimos viendo un power point de la Comunidad, con fotos también de estos 8 años en Corea. ¡Cómo ha pasado el tiempo... ! ¡Y qué profundos y verdaderos son los lazos de amistad que Dios ha ido creando en estos años...! Cenamos en el jardín de nuestra casa, una carne a la brasa riquísima que preparamos juntos, y hablamos, compartimos anécdotas de estos años... en un clima de mucha alegría, sencillez y fraternidad. Y como la noche se vino encima nos metimos en la casa y en nuestra pequeña sala estuvimos tomando un chocolate caliente y continuando el compartir.

 

Fue un gran día de contemplar, con mucho agradecimiento y asombro, la pequeña familia que somos en Corea, que Dios nos ha regalado y que va haciendo crecer paso a paso. El milagro de sentirnos hermanos, aún siendo muy diferentes... el milagro de compartir una misma fe, de ir gestando entre nosotros relaciones auténticas de fraternidad, y de ir plasmando juntos el espíritu servidor con rostro coreano... GRACIAS, SEÑOR, SIGUE GUIÁNDONOS EN ESTE PUEBLO... 

 

UA84280771-1