You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

Cristianos en Israel

 

 

  El 28 de octubre de 2017 por facebook algunos miembros de la comunidad veíamos en directo la retransmisión de un acontecimiento singular:  nuestra hermana Ania Czechowsa hacía sus promesas definitivas en Israel. Para esta celebración viajaron Verónica Alonso, María Escarda y Chole y tuvieron un interesante encuentro con el obispo católico de rito bizantino que nos han querido transmitir a todos.

 

 

  Durante la visita a la comunidad de Milya para celebrar las promesas de Annia, hemos tenido un encuentro muy interesante con el obispo greco-católico Georges Bacuni (libanés), que lleva tres años en esta diócesis de Galilea. Un encuentro que les queremos compartir: la realidad de Israel y los cristianos católicos que viven aquí.

 

 

  La realidad de Israel, Tierra Santa, con alrededor de 8 millones de habitantes, de los cuales 140,000 son cristianos. Y en Israel tienes que tener una confesión para el registro: Judíos, musulmanes, drusos (grupo heterodoxo separado del Islam) y los cristianos (latinos –con todas las comunidades religiosas que están sobre todo en Jerusalén-, melquitas, coptos, maronitas… dentro de estos cristianos están los ortodoxos, protestantes, etc.) El presidente de Israel invita cada año a todos los responsables de las religiones. Para celebrar la navidad, pero claro, no todos celebran la navidad, y los que la celebran, no todos en la misma fecha.

 

 

  Nos decía que es una realidad muy concreta la de Tierra Santa: hay peregrinaciones, visitas, etc., pero los cristianos que viven aquí están sedientos de ver testimonios vivos de fe, de personas enamoradas de Cristo, sedientos de personas que compartan su vida y su fe con ellos. Aquí hizo alusión a la presencia de las misioneras, está muy agradecido por su vida y su misión aquí. "Necesitamos un oasis espiritual en el norte de Galilea, la tierra de Jesús".

 

 

  También nos habló de la necesidad de personas que trabajen con los jóvenes cristianos de aquí. Nos expresó la realidad en la que viven ellos, están confrontados a situaciones muy especiales: el idioma que te abre las puertas al mundo del estudio y al mundo laboral, es el hebreo, pero la lengua árabe es el lenguaje de la familia y de la fe de los adultos. Para él mismo, como obispo, es un desafío porque necesita aprenderlo.

 

 

  Nos ha impresionado que él, como obispo, conoce a todos y a cada uno de sus feligreses, con nombre y apellido, ha visitado sus casas, conoce sus problemas y sus inquietudes. Por eso no nos extrañó que en su apertura y disponibilidad estuvo presente en las promesas y en la fiesta y la cena que el pueblo preparo. Es un regalo tener hermanos así en la Iglesia.

 

 

Chole,  María E y Vero.

octubre 2017

 

UA84280771-1