You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

La civilización "se pasó de rosca"

   María Mercedes nos da a conocer los premios “Razón abierta”, que intentan compensar económicamente a quienes pongan todo su ser en función de crear nuevos modelos de economía, de enseñar el arte de ser persona, de cuidar la Creación como un tesoro que dejamos en herencia a nuestros hijos e hijos de nuestros hijos.

 

    “Se pasó de rosca”

 

   “Yo pienso  - dijo el Papa Francisco - que en este momento esta civilización mundial se pasó de ‘rosca’, se pasó de ‘rosca’, porque es tal el culto que ha hecho al dios dinero que estamos presenciando una filosofía y una praxis de exclusión de los dos polos de la vida que son las promesas de los pueblos…” Así habló el Papa  improvisadamente a decenas de miles de argentinos que llegaron a Río de Janeiro durante la JMJ de 2013. Se refiere a la exclusión de los jóvenes y los ancianos de las decisiones sociales.

 

   “Se pasó de rosca, se pasó de rosca”. Probablemente no sea fácil traducir a otras lenguas esta expresión. Francisco la usa por su elocuencia para describir la percepción de “esta civilización en este momento”. Donde el dios dinero se convierte en absoluto, en el punto de mira y criterio de discernimiento de lo que es progreso de una civilización, entonces las personas giran y giran en torno a ese centro, sin encontrar ya un límite que pare esta ruleta del descarte.

 

   “Se pasó de rosca”. El bien de los pobres, de los marginados, de los jóvenes y de los ancianos – en definitiva, de los débiles con respecto al valor dinero –, ya no es un límite a la codicia.

 

   ¿Para qué seguir hablando? De noticias negativas que nos hunden en el pesimismo estamos más que hartos. Necesitamos un estímulo, no sólo como individuos, sino como pueblo, como familia, para ponernos a buscar eficazmente cómo poner un límite al mal, cómo “vencer el mal a fuerza de bien”.

 

   Yo solamente quiero dar a conocer un premio que quiere promocionar, en el mundo de la docencia y de la investigación científica, programas y proyectos que “asuman el reto de abordar las preguntas antropológica, epistemológica, ética y del sentido de su ciencia o disciplina particular”.

 

   Seguramente conocéis personas que trabajan en la docencia o en la investigación. Muchas veces no existen opciones de elección sobre el trabajo que hay que hacer, porque la economía marca las líneas. La ganancia crea parámetros desde los que se valora o rechaza un determinado resultado. Ella se ha impuesto imponiendo sus criterios de márquetin,  indicando lo que se vende y lo que no se vende. Ante esto, los premios “Razón abierta”, intentan compensar económicamente a quienes pongan todo su ser en función de crear nuevos modelos de economía, de enseñar el arte de ser persona, de cuidar la Creación como un tesoro que dejamos en herencia a nuestros hijos e hijos de nuestros hijos.

 

   Quien esté leyendo este artículo puede ser que trabaje, por ejemplo, en altos (o bajos cargos) de la banca, y pueden promover proyectos cuyo centro sea el hombre, no la economía.

 

   ¿Cuál es la prioridad de la evangelización en estos momentos? Levantar y reconstruir la imagen del hombre caído, devolver al hombre los ojos que contemplen la Creación como obra y regalo de Dios, y al hombre como co-creador, capaz de cooperar en construir una nueva humanidad. Donde Dios desaparece del horizonte de la mente humana, desaparece el único garante absoluto de la dignidad humana.

 

   Quiero estimular a todos los que os dedicáis a la investigación, a sumar fuerzas e inteligencia en un proyecto que promueve el Humanismo. Necesitamos llegar al mundo de la cultura, del saber, a las universidades, aunque esto no sea más que un granito de arena que se lleve el viento hasta que no toque profundamente nuestro ser y transforme nuestra mente y nuestro corazón.

 

   Puede ser que existan otros premios, como existen otras medidas para construir el hombre y su entorno según el plan de Dios. Quiero animar a los economistas, a los políticos, profesores, educadores… ¡No nos dejemos vencer, ni si quiera abrumar: venzamos el mal a fuerza de bien!, con iniciativas, creatividad, poniendo la inteligencia al servicio del amor, al servicio del humanismo, que es fruto del encuentro con el Dios-hecho-hombre.

 

    Os dejo este enlace para que vosotros lo miréis detenidamente,

    http://www.premiosrazonabierta.org/

    María Mercedes, Roma 27 de noviembre de 2016, primer domingo de adviento.

   Se ha clausurado el año de la misericordia y se ha cerrado la puerta Santa, y sin embargo, donde se cierra una puerta, creemos que se abre una ventana.

 

UA84280771-1