You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

El bien, aunque silencioso, es más fuerte que el mal

   Soy Verónica, misionera de Bilbao, después de muchos años de vivir la mision en Latinoamérica, estoy ahora prestando un servicio de coordinación de nuestras comunidades misioneras en el mundo, dentro de nuestro Grupo Base. Por este motivo, ayer mismo regresé de Corea del Sur de acompañar las tres semanas de oración y formación con nuestras comunidades en Asia. Éramos 17 y ha sido un precioso tiempo de gracia.

 

   Quería deciros que la labor misionera me parece cada día más fascinante. Es increíble todo el bien que podemos hacer a los demás cuando sencillamente ponemos a su disposición lo que somos.

 

   Acabo de visitar una zona de Corea en la que hay una antigua leprosería en la que todavía quedan algunos leprosos. En los años 70-80 era un poblado en el que había 600 leprosos, que sufrieron la lepra como consecuencia de la mucha pobreza después de la guerra de Corea en los años 50. Uno no se podría imaginar que un lugar que podría ser de tanto sufrimiento y amargura, por lo mal que les “ha tratado la vida”, se haya convertido en un lugar en el que se respira tanta dignidad, cariño y cuidado…y en el que, los que en un momento fueron los más rechazados de la sociedad, se han convertido en el objeto de más cariño y atenciones por parte de muchos que trabajan allí.

 

  Los misioneros que trabajan allí son un testimonio increíble de entrega a los más pobres….

Pero no sólo allí, en tantos lugares y rincones remotos del mundo, sin hacer mucho ruido, hay tantas personas que se han creído que su vida puede marcar una diferencia en el mundo.

 

   Sólo se necesita un poco de valentía...por eso, a ti quienquiera que leas estas letras te animo a creer que tú también puedes ser una de esas personas que hacen de este mundo, un  lugar más humano y digno para los que en él vivimos. No se necesita irse tan lejos, hay mucha gente alrededor que necesita de nuestro cuidado, cariño y atención. Necesitan creerse que su vida tiene una  dignidad que, ni la peor de las enfermedades ni la más dura de las desgracias se la puede robar.

 

   ¿Te animas? El mal hace mucho más ruido que el bien. De hecho, en este tiempo, ¡Cuántas noticias os habrán llegado de los problemas en Corea! y sin embargo ¿cuántas noticias del bien que allí se hace, habéis leído en este último mes? Pues yo os digo que son muchos, muchos los que trabajan por el bien.

 

   Los misioneros, aún tocando el sufrimiento más doloroso de la humanidad, seguimos creyendo en la fuerza del bien. ¿Te animas tú también a creer en ello?

 

¡SÉ VALIENTE, LA MISIÓN TE ESPERA!

 

Verónica Alonso

Responsable de los Servidores del Evangelio.

UA84280771-1