You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

10 años de misión y amor

   La Comunidad de Misioneras de Lima tiene la alegría de celebrar diez años de fundación en San Juan de Lurigancho, en Lima.

 

   Queremos dar gracias a Dios por este tiempo lleno de rostros, ilusión, intentos y desafíos que nos han ido haciendo crecer y madurar.

 

   Estamos agradecidos con la Diócesis de Chosica por su gran acogida y confianza al habernos permitido estar cerca de la Pastoral de Jóvenes con quienes hemos ido creando vínculos fraternos y por ellos, con los sacerdotes de la Vicaría III y con los agentes pastorales. Han sido años de estar al servicio de la Iglesia acogiendo propuestas pastorales, como por ejemplo, comisiones de trabajo Diocesano, reuniones, retiros y otras actividades que nos han ensanchado el corazón a nuevas formas de trabajar, de compartir la fe, de hacer comunidad.  Ha sido poner lo que teníamos y  aprender mucho en ese camino.

 

   También poco a poco Dios nos fue regalando un grupito de personas de Arequipa y de San Juan de Lurigancho, jóvenes y adultos, con los que hemos podido compartir la fe y acompañarlos. A ello se sumaron algunas parejas jóvenes, que hace algunos años eran parte de pastoral juvenil. Durante estos años hemos visto llegar a nuestra casa hermanos con los que hemos disfrutado en la  oración, momentos de risas, cumpleaños, trabajo, etc.

 

   Estos dos últimos años van siendo diferentes, vamos viviendo una etapa nueva de búsqueda, de cómo orientar mejor nuestro trabajo misionero frente a la realidad de nuestra gente que sufre cambios acelerados, presión laboral, largas horas de transporte cotidiano, poca disponibilidad de tiempo, etc.

 

   El llamado de Dios está latente en ellos y nos sigue impulsando con creatividad a ofrecer nuevos espacios para poder llegar a los jóvenes y a las familias. Es nuestro deseo que podamos formar con la gracia de Dios un pueblo Misionero para bien de este país que tanto queremos.

 

   Queremos también agradecer a cada hermana que desde los inicios de la comunidad se ha sembrado con mucha generosidad y amor en estas tierras benditas, con ellas y con las que Dios quiera seguir pintando su alma de blanco y rojo queremos decir !!!Gracias Señor!!!

 

Claudia Herrera

Misionera peruana, en San Juan de Lurigancho

UA84280771-1