¡Algo nuevo está brotando y yo lo noto!

En esta ocasión  Juana nos cuenta sobre los ejercicios espirituales de
23 octubre, 2019
  • 0
  • ESPAÑA

En esta ocasión  Juana nos cuenta sobre los ejercicios espirituales de este verano en Espinosa. Déjate sorprender por su atractiva originalidad.

¿Escuchar a Dios?  –  dijo él.

– ¡Venga ya!- añadió.

– ¡Qué fuerte! ¡Me parece increíble!- respondió ella entre el asombro y la incredulidad.

– Te cuento. – continúo ella:

No fue en Nueva York, Milán o París; sino en un pueblecito perdido de Guadalajara, Espinosa de Henares.

No fue en invierno, ha sido en el cálido y fogoso verano de los corazones, del 23 al 30 de agosto.

Un centenar de personas llegadas desde distintas partes de España y del mundo.

Los que venían por vez primera exclamaban: ¡Son familia!

Éramos muchos pero no había ruido…elegimos el silencio….para escucharlo a Él

¡¡Ejercicios Espirituales!! Orquestados por las misioneras de la Comunidad de Servidores del Evangelio de la Misericordia de Dios.

Y, ¡vaya que desarrollamos el olvidado y hasta atrofiado músculo espiritual!

Cada día las misioneras  nos alimentaban con el pan de sus vidas dialogadas con Él. Ellas lo llaman «pautas».¡Nunca probé un manjar igual!

Nos ayudaban a estar delante de Él…y permanecer…hasta el diálogo

¡Qué atractivo es Dios!

Días de silencio sonoro, de sonrisas, de abrazos, de encuentro, que acabaron con fiesta. Fiesta por dentro y fiesta por fuera.

Le escuché, ¿sabes? y hable con Él… y me siento viva, feliz, con deseos de más.

¡Mi músculo espiritual necesitaba estos ejercicios!

Algo nuevo está brotando. ¡¡Y yo lo noto!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ula doniecka¡Algo nuevo está brotando y yo lo noto!